jueves, marzo 23

reflexiones de primera necesidad.

El 30 de agosto (lo sé por una nota del celular) se cayeron tres azulejos del baño de casa. Dos se cayeron de noche, muy tarde, y me desperté pensando que estaban intentado entrar personas. Desde ese día, no hay domingo a las siete de la tarde en que no piense que esa semana es el momento perfecto para arreglar esa pared entera tomada por la humedad. 
No es tan difícil que las cosas se nos pasen mucho tiempo. Todo lo que implica trámite y displacer vive en un universo simultáneo: es esencial pero tampoco importa tanto, es urgente pero a la vez puede esperar.
Cada vez que mi vieja me pregunta si renové la ciudadanía española me lleno de vergüenza. Empezó a recordármelo a razón de una vez por bimestre desde que cumplí 18. Con el tiempo espació la pregunta porque en definitiva siempre supo y sabrá la respuesta que va a recibir. Acá me encuentro, pensando dónde quedará el consulado de España casi 8 años después. No se puede hacer más lento.

La abuela me contó que fue a 6 colegios diferentes entre primario y secundario. 3 en Córdoba, 3 en Buenos Aires. Iban y venían. De Capital a Laboulaye, de Laboulaye a Capital. Mientras me contaba, sólo podía pensar en cómo carajo hizo mi bisabuela, que tuvo que criar a 3 pibes sola y que era una tana que no había tenido acceso a educación formal, para hacer todos esos trámites. Lo escribo y me doy vergüenza. Pero en serio, en eso pensé.

Ayer a la tardecita, mientras nos tomábamos unas birras en el parque con una amiga, pensé en cómo hacemos las cosas. En la baja preocupación por hacer las cosas bien. No hacer todo, sino simplemente hacer bien lo que hace bien. Sin tanto miedo a la mediocridad. O más que nada a la calma. Menospreciamos tanto a la calma. 
Me odio tanto cuando entro en territorio del principado de Bernardo Stamateas. La diferencia es que para él es más fácil decir estas cosas porque es millonario.

Comunicarme con un extranjero sin poder dialogar en un idioma que ambos conozcamos es fabuloso, sobre todo al principio. Remite a una intuición que para cada parte implica algo totalmente diferente. Entenderse es tangencial. Habla más de conectarse con algo, no sé qué garcha será.

Cuando daba clases de español a brasileños, cada tanto caía alguno duro como una roca para el aprendizaje de idiomas. Terminaban respondiendo en portugués pero bañados en transpiración pensando que estaban hablando en español con mucha dificultad. ¿No es acaso impresionante?

Me anoté en materias para las cuales hay que leer tanto que se me caerán lo'ojo'. Creo que haré un tamiz extremadamente caprichoso y subjetivo de relevancia y haré lo que se me cante. El academicismo debe morir; daré lo mejor de mí en este lucha. También me anoté en un seminario que te obliga a ver algunas series específicas. Eso está muy bien. Nunca vi Six Feet Under. Hace unos días vi la película Nocturnal Animals, que es mala. 


sábado, marzo 18

Universo em encanto

Vi Independiente-SMdSJ. Sólo la depresión de no querer volver a trabajar puede hacer que vea televisón abierta en un día tan lindo. Erviti estaba pesado cual collar de sandías. Siento empatía con Bustos. No paró de correr y se pasó el 75% de las veces que fue a buscar a un jugador. Soy la Bustos de Caballito. Hay momentos para Bustearla. Pero mucho Busteo es vicio. Hay que estar tan atento y qué aburrido pero qué aburrido es vivir atento.

Cuando Clarice Lispector sacó El via crucis del cuerpo, los críticos salieron a decir que el libro era lisa y llanamente una basura. É simplesmente um lixo, escribieron. Clarice escribió: "Una persona que leyó mis cuentos dijo que eso no era literatura. Era basura. Concuerdo. Pero todo tiene su hora. Está también la hora de la basura". Lo maravilloso es que quién haya leído atentamente a Lispector, sabrá que su acotación a modo de respuesta no fue una venganza con altura. Me da paja hablar del personaje enigmático que fue; a los interesados: demasiados estudiosos la disecaron en libros enciclopédicos. Muchos ya llegan traducidos.

Una amiga me mensajea diciendo que Mirtha Legrand en olivos soltó: "Ustedes no ven la realidad". La hora de la basura. En lo que va del año soñe 5 o 6 veces que Mirtha se moría. 5 o 6 veces son un montón de veces para que Mirtha tenga un protagónico en un sueño. Cualquier mañana es una buena mañana para que Mirtha fenezca. Pero su resistencia estoica no hace menos que conmoverme. Mirtha es una auténtica bailarina entre balas.

Ayer acompañé a mi abuela a la Anses. La garcharon con la jodita de la Reparación histórica. Rechazó ir a un juicio de mucha guita que ya habría cobrado de haberlo proseguido porque le prometieron darle rápido la reparacion historica (que supondria un aumento de 10 lucas mensuales). 5 meses después, el niño con espinillas en la pera de la Anses me dice que no se sabe cuándo va a cobrar y por lo bajo, sin que mi abuela escuche, me comenta que debería haber seguido con el juicio. Gracias, la reconcha de tu hermana. Mi abuelo prepara el almuerzo. Me cuentan anécdotas muy graciosas. Están viejitos. Quisiera no sentir tanto las putas cosas.

Decenas de blogs abandonados han vuelto a la vida y no puedo sino pensar cuánto de melancolía colectiva y cuánto de coincidencia que no merece el comentario hay en cada uno de los actos que replicamos, en los que nos reconocemos, que nos hacen sentir bien o que nos hacen sentir mal, casi indistintamente y casi nunca por igual.

El portugués es un idioma que utiliza el futuro del subjuntivo. El español rioplatense ya no usa el futuro del subjuntivo. Es considerado obsoleto y lo reemplazamos con el presente del subjuntivo por lo general. El futuro del subjuntivo es una redundancia. 

No puedo escribir hace mucho tiempo. Y anoche soñé que escribía. Sueño que Mirtha muere. Pero Mirtha vive. Die, Mirtha. Necesito llevar a la realidad mis sueños. No sé por qué no puedo escribir. Es como si lo normal fuera no hacerlo. Cada vez que intento me lleno de ansiedad. El haber dejado finalmente de fumar hace unos meses, hizo que mi relación con la ansiedad entrara en una guerra descomunal algunos días, y un cese de fuego apacible y claro otros.

Tim Maia fue un cantante brillante de funk brasileño. En el '75 flasheó con la Cultura Racional, que era como una Cientología auge en Brasil, e hizo dos discos (Racional vol 1 y 2) buenìsimos. El vol. 1 es fantabuloso. La filosofía de la cultura Racional está reunida en Universo em desencanto, 1000 (sí) libros escritos por el director de la secta.

Carlos Vives está más señora que nunca. Debe ser divertido cenar con èl. Muy parecido a Michael Madsen, otra hermosa señora


lunes, enero 30

Elipsis

La palabra de refuerzo,
y el esfuerzo que deja
una estela incongruente.

La verdad de un salmo que se escucha
como un cántico de cancha,
o una chanza.

Pero claro que sí, en su defecto,
el afecto; una disposición
injustificada y justa
que ayuda a edificar
lo que no hace falta construir.

Temprano,
de mañana,
parece un gran efecto,
el afecto.

jueves, enero 26

Y dijo: Las lecturas habrán de mezclarse.

Si hay algo que saqué en limpio de Origen de la dialéctica negativa, de Buck Morss, es que Adorno era un gato agreta que tenía hermosas apreciaciones respecto de la música. Y que su relación con Lukács fue lo suficientemente digna como para que Los Pimpinella se animen a componerles algo e interpretarlos. Lucía Galan haría de Lukács y Joaquin Galán de Adorno, obvio. Lucía tiraría sus solos en los momentos de defensa de sus teorías y sus denuncias contra el arrebato intelectual de Adorno. Joaquin pondría cara de bulldog francés arrepentido y le diría que lo siente y que igual cree que sus postulados son una maravilla. aún cuando él decidió tomarlos para modificarlos. Qué hermoso. By the way, hermosa también la carmela de Joaquín.

Hace unas semanas le robé a mamá dos libros. Fue el fuckin día de Natividad. Me estaba yendo a casa y como quería leer y no tenía nada nuevo, me llevé El pájaro canta hasta morir, de Colleen McCullough, y Viaje a través de la locura, de Mary Barnes y Joseph Berke.

Comencé con ese. La historia es así. La Antipsiquiatría es, hace años, una rama que se desprende de la psiquiatría propiamente dicha (farmacológicamente dependiente y bastante restrictiva y reaccionaria). Creo que la decisión de ponerle Antipsiquiatría fue más por una cuestión de impacto que por un posicionamiento real en las antípodas de la psiquiatría. Todos los que la ejercen son, de hecho, psiquiatras matriculados. Incentivo a que busquen. Voy a hacerla más corta porque me aburro. Mary Barnes sería la primera paciente esquizofrénica en reaccionar favorablemente al tratamiento de "antipsiquiatras". Este libro fue escrito en conjnto por ella y por Berke, quien fuera su terapeuta. En el libro Mary cuenta con lujo de  detalles su vida, su infancia, los vínculos. Lo más interesante es que no parece haber sufrido hechos aberrantes que llevarían a asumir que la esquizo posteriormente desarrollada anclaría ahí. No sé. No lo volvería a leer. No sé cuál sería la delgada linea entre la cordura y la locura. Realmente no lo sé.

Después leí el clásico de McCullough. ¿A quién no le gustan aunque más no sea a puertas cerradas los buenos culebrones? Me pareció fantástica y tardé bastante en leerla. Es una novela larga y la interrumpí demasiada veces. El título original, The Thorn Birds, es pro primera vez infinitamente más choto que el que le pusieron en español, que es poesía, tragedia y amor. Fiel ejemplo de novelas que relatan varias generaciones de una misma familia, ésta va desde 1915 a 1970 aprox.

Además de esta trama, el protagonismo se lo lleva el romance imposible entre Meggie Cleary y el cura (Sí, guachos, un cura que se enamora de una zorra. Es novedoso) Ralph de Bricassart.

La primera parte de la historia, que se centra en la infancia de Meggie en la Nueva Zelanda de principios de siglo, me pareció una réplica de muchas de las cosas que leí en Viaje a través de la locura. La lectura sumamente reciente, ciertos hechos parecidos y la similitud Meggie-Mary me confundieron en toda esta parte. Re loco (Ba dum tsssss)

Y luego está The Corrections, de Franzen. Un delirio. La composición de los personajes supera con creces a la historia. Fascinante. Leer en inglés algo más complejo de lo habitual fue tedioso y edificante. Tengo en la lista de libros pendientes demasiados títulos. Cuando cobre, corregiré eso al menos un 10%. Esto fue todo. Ah, una cosa más: el rabino Bergman se puso un 8. Como the president. Qué ganas de ser judía para rechazar a mi representación gubernamental.con esa validez que sólo la pertenencia otorga. Cuándo dejarán de rompernos el ocote.

viernes, diciembre 30

Modos de uso

En el colegio al que iba, el pelado de seguridad era el hijo de la encargada de la mapoteca, y uno de los de maestranza de la biblioteca era el padre de mi preceptor de 5to año. De esa cuaternidad vincular, comprendí muchas cosas.
Malú, la reina de los mapas, era una señora muy vieja. Tenía una malformación en un brazo (absolutamente tomado por un edema) y los ojos chinos de Margarita Stolbizer. Siempre que entraba a acercar un mapa a alguna clase de geografía, todos posábamos los ojos en ese brazo gigantesco. Malú era buena. Las dos veces que fui a la mapoteca a pedir un mapa me dijo sí, corazón. Ya falleció. Su hijo era un pelado con cara de malo que estaba en la puerta para, más que cuidarnos, cuidar al mundo de nosotros. Como el colegio tenía tres turnos, nos daban unas credenciales pedorrísimas que decían de qué turno éramos así te difixultaban el asunto ratearse. Obviamente, las falsificábamos. Obviamente, el pelado lo sabía. Sonreía poco y siempre tenia chaqueta de traje. El día de mi entrega de diplomas, lo vi terminar su turno e irse con una remera de los redondos. Me felicitó y dijo algo como quién lo hubiera dicho y algo del paso del tiempo.
Hernán fue el preceptor más permisivo que tuve en ese colegio. Le decíamos Herno. Siempre tenía cara de cansado y hacía la vista gorda si nos encontraba fumando en el patio. El día de la vuelta le tiramos huevos a él también y lo abrazamos. Nunca dejó que la cara de ameba abandonara su rostro. Su padre, sólo diferenciable de él porque tenía el pelo enteramente blanco, tenía el mejor trabajo de la instituxión: arreglaba libros. Me enteré que ya hace varios años hicieron reformas en el colegio, pero cuando yo cursaba había un cuartito mínimo al lado de la biblioteca. Mínimo como un toilette. Estaba ocupado por una prensa manual de encuadernación y una sillita donde él se sentaba. Tenía otras obligaciones dentro del colegio, pero sólo tengo su imagen sentado encuadernando libros antiguos que se habían desguazados por el maltrato juvenil. Sus arreglos eran rústicos, incluso poco estéticos. Pero infalibles. Quedaban libros IronMan. No pensaba demasiado en mi futuro, pero recuerdo reflexionar con seriedad que reparar libros podía ser una profesión muy noble. Que yo podría hacer eso y estar conforme con mi vida.
Me acordé de todo esto ayer. Por intentar atajar un libro que se caía de mi escritorio, me quedé con la tapa en la mano. Con paciencia, característica de la que en general adolezco, busqué cinta y la pegué de nuevo. Quizás lo que hago ahora no diste tanto del oficio del padre de Herno. Tiene que ver con la escritura, con el lenguaje y con las reparaciones. Lamentablemente no dispongo de una prensa manual para reparar las cosas. Pero tengo manos.

miércoles, diciembre 14

Para algún humano que se pregunte por qué mientras el viento despiadado


No hay que saber hacerse cargo
de la magnitud de las cosas.

Pero y si varían,
¿cómo se puede hacer
para que al menos
no hagan mal?

No hay que saber hacerse cargo
de la magnitud de las cosas.

Desinterésese cuando
pensamientos ahora no se puede.
Despreocúpese si
feliz quizás mañana no se pueda.

Hágase cargo de todo lo demás
que no tenga que ver
con la magnitud de las cosas.

Como por ejemplo
un aparato de televisión
que nunca más funcionará.

Trabaje sobre ese contenedor vacío.
Aproveche la posibilidad
de la movilidad de las manos.
Que no importe
si ayer a la tierra cantar no se pudo.

No hay que saber hacerse cargo
de la magnitud de las cosas.

miércoles, noviembre 23

Gatitos, teléfonos, La nada, Bolivia y Wikipedia.

Ayer, Franklin (el toga) cumplió un año en Franklin (mi hogar). Atravesamos momentos de zozobra, con su cistitis de un mes completo en el que dejé un aguinaldo en la veterinaria, y el ingreso de una rata que no cazó porque es el gato más fuckin paja del barrio.

Me dejé el celular en un taxi. Román (el taxista) vive en provincia, trabaja sólo de noche, y no es muy entusiasta así que todavía sigo incomunicada. Uso la alarma de la computadora para levantarme. Hoy no funcionó. Llegué tarde. Es notorio cómo algo tan idiota como un celular trastoca tantos aspectos de la vida. Lo noté en el bondi que me trajo a la oficina. Percibo que estos días me cuesta menos concentrarme. Tengo más ideas. Me senté a escribir de nuevo. Es muy raro. Hay una canción de Loli Molina, "Chicos Raros" que me parece que está muy bien, sobre todo la versión de Sofar. Me enteré que está por hacer otro N/D Teatro. Bien por ella.

De todas maneras tengo que decirlo porque la piernita me tiembla. Un poco -bastante- siento ansiedad. Encima dejé de fumar en el día a día. No sé si pasar a ser una fumadora social es lo correcto. Tampoco sé si estoy tomando buenas decisiones. Hace cinco días que no tengo celular y ya leí dos libros, resumí tres cuadernillos para un final, cociné dos veces pastel de papa de rechupete, siesté como una vaca al sol, tiré bolsas y bolsas de cosas absurdas e inútiles que habitaban mi casa, intenté arreglar el ukelele. ¡Todas cosas lindas! Salvo lo del ukelele: no logré hacer nada con él. Eso me produjo odio y rencor.

Toda la gente que me rodea está rara como yo; somos todos muy consecuentes. Hace unas semanas leí Nada de Carmen Laforet. Me salió $50 en un puesto de usados. Estas cosas me ponen contenta. También compré un compilado de cuentos rusos y un libro de poemas bastante malo pero con hermosa encuadernación. Cada uno a 50 pé (Misma caja de ofertas). Cuando me apoltrono enfrente de un puesto de libros de usados, tengo una técnica de equilibrio mental y físico que nunca me falla. Piernas separadas ancho de hombros, pelvis hacia atrás, cintura escapular fija y fuerte. Nadie es capaz de correrme, y hasta no haber inspeccionado todo el sector no cedo la oportunidad a otro. Es el único momento de neto egoísmo y me lo permito con alegría y autoaceptación. Sólo cuando compro libros soy una cerda defensora de la propiedad privada y del sistema capitalista; es más: quiero serlo. Lloren, puaners.

Nada de Laforet no estuvo a la altura de las expectativas que tenía por las reseñas y las recomendaciones que me hicieron. Una coming of age story bien narrada, sí, pero no mucho más. Cuenta la historia de una piba del interior de España que se muda a la casa de parientes de Barcelona para estudiar en la universidad. Su familia, otrora rica, es ahora clase media venida a menos, y la novela cuenta sus días en la ciudad, sus coqueteos con la clase alta cultivada e intelectual, y sobre todo las grandes contradicciones de la época de posguerra. Estuvo bien, me entretuvo. Pero la terminé pensando qué iba a leer después.

Hace poco me enteré de que un profesor que tuve este cuatrimestre en Literatura Francesa escribió una novela con la que ganó un premio bastante importante, y que tiempo después revocaron el fallo porque "descubrieron que ciertos pasajes eran un plagio de Nada de Laforet". No tengo mucho para decir acerca de los plagios, creo que es claro, ya todos han hecho sus perentorios análisis al respecto. Me entretuve un montón en la internete con la polémica.
No leí la novela de Di Nucci, que dicho sea de paso se llama Bolivia Construcciones, pero cuando lo haga espero no encontrar el denunciado parecido; no tanto por cuestiones de copyright, sino porque habiendo tantas cosas copadas que retomar, hacerlo con esta novela me parece un desperdicio de energía intelectual. Di Nucci es raro, a veces no lo entendí en las clases. Pero me causa risa y me cae muy bien. Me prestó un librito hermoso de La Comédie Francaise. Es un personaje abrazable.

Acabo de ver en Wikipedia que Nada está incluída en la lista de El Mundo de las 100 mejores novelas en español del S XX. Por encima de, entre otros títulos, Pedro Páramo, Rayuela, La ciudad y los perros y Como agua para chocolate (que defenderé estoicamente cuando quieran y donde quieran -si es en una cocina mejor-)
Periodistas, dejen de pensar con el recto!

Por último, mi adicción a Wikipedia está atravesando un momento de manía y descontrol. Ir de hipervículo en hipervínculo es una pasión de multitudes. Googleando a "Jack, el destripador", llegué indistintamente a asesinos en serie, la condesa de Bathory, terrorismo, teorías conspirativas y religiones minoritarias en Mozambique. Un delirio. Terminé acá: https://es.wikipedia.org/wiki/Guerra_de_Decelia

jueves, octubre 13

Galimatías simple


El universo es
todos los skaters
que hacen un 360
sin quebrarse
tibia y peroné.

O un beso en la mejilla
con dolor en el esternón.

El universo es, sí,
un gatillo fácil a la vera
del Riachuelo,
pero se hace efectivo
en una siesta un sábado en el bondi
que te lleva al mango,
que traquetea y bufa como una persona
cada vez que abre las puertas.

Y si bien el universo es
pastillas y malos entendidos y pobreza,
gerentes generales y mates fríos e injusticia,
solo acepta ser medido por
un perro obeso durmiendo al sol
solo es tangible
en un perro obeso durmiendo al sol.


Habría que analizar el concepto de
"Ir a pérdida".
Yo, por ejemplo,
prefiero ir a pérdida
si eso implica
morir en la mía
pero no si implica
morir.

martes, octubre 4

Todo se rompe

La vajilla no se va a renovar
tan rápido como un accidente.
Nadie piensa,
cuando se pone zapatos nuevos,
que habrán de romperse.

La confianza se rompe.
Aunque digas que no,
que no puede romperse,
un choque en la puerta de tu casa,
el Same emocional que nunca llega
y todo se rompe.

El vidrio de la ventana
aunque no llegues a verlo
se va a romper.
El velador en el borde de la mesa de luz.
Porque lo esta pidiendo
y lo va a tener.
Las ideas.
El azar del que tanto hablamos.
Los libros. Los amigos.
Las lámparas bajo consumo.

¿Que qué intento decirte?

Que puedo entender
que haya cosas
que al gastarse
es como si se rompieran.

jueves, septiembre 8

Las cantantes celulares, el adelanto de 45 minutos y los boletos de colectivo

Resultado de imagen para alcatel teclado horizontal

Siempre les puse nombre a los celulares que tuve. La premisa es que tenían que ser nombres de cantantes mujeres. El mejor celular de la historia de los celulares fue un Alcatel que tenía teclado horizontal deslizable. Fue el mejor celular que tuve y tendré y todo bien con eso, crecer implica extrañar lo que probablemente fue una chotada. De todas maneras fue un afecto desmedido. Era como una bolita de amor que tenía un mini tecladito. Se llamaba Fabiana Cantilo. Lo perdí borracha en una fiesta. No pude comprarme otro igual porque ya no se fabricaban.


Con dolor compré a Madonna. La hermana de un amigo de mi viejo tenía un celular en una cómoda y lo entregó por 300 pé. Le puse Madonna porque era viejo, pop y rosa chicle. Me gustaba porque seguía siendo dentro de todo atrasado en tecnología y tenía una excelente excusa para no tener nada en él más que sms y agenda de contactos. Mi hermana finalmente se avergonzó de mí y me regaló alto celular, dando por finalizada mi batalla contra lo touch. Y ahora tengo a Björk.


Resultado de imagen para celular samsung
Y Björk quiso que experimentara una secuencia de instrospección. En algún momento de la mañana de ayer, sé que no fue antes porque llegué puntual al laburo, se desconfiguró la hora. Creo que fue cuando lo reinicié. Se adelantó 45 minutos. No es tan terrible, por supuesto, pero viví un día muy extraño, ahora entiendo. Llegué a la facultad con la clase empezada, como siempre porque siempre llego tarde. Pero lo que no sabía es que había empezado hacía 15 minutos, no una hora como acostumbro. Eso significa que me fui 45 antes del trabajo y que mi jefe no se enteró. Como la profesora decidió terminar antes la clase, no me di cuenta del desfasaje de tiempo porque para mi había terminado más o menos a tiempo, unos minutos después solamente. Pero dijo, por hoy terminamos antes y yo pensé, minga, vieja, estás terminando incluso después. Casi se lo menciono a una compañera con la que me crucé cuando terminó, pero me dio paja. Sí sospeché algo raro cuando en un momento de la noche, mientras hablaba por teléfono y cocinaba sentí como algo que no sé qué sería. El tiempo.

Hoy cuando me tomé el bondi viajé en uno vacío, sentada, una fiesta. Claro. Eran las 7 y cuarto de la mañana, la puta que me parió. El encargado del edificio de oficinas me miró raro. Yo llegué, preparé mate y arranqué a llamar y me daban todos contestadores. Así hasta que a lo que para mí eran las 9:50 me llamó mi jefe al que había intentado localizar antes, y me di cuenta de que eran las 9.

No le deseo a nadie el nivel de desorientación que manejé toda esta mañana. 

Me pregunto cuánto antes me habría dado cuenta si los bondis siguieran dando boletos. Yo era alta fetichista. Los inspeccionaba, veía coincidencias de números y siempre chequeaba la hora. Creo que nunca habrá de nuevo esa cosa linda de estar viajando en bondi un fin de semana a algún lugar sin apuro con solcito y no tener nada para hacer y mirar por la ventana e inspeccionar el boleto. Hacerlo un rollito. Fijarse si hay números capicúa. Sí, salvemos a los árboles, la concha de la lora. Dejen de robarme mi pasado. 
A Björk le gusta esto.

jueves, agosto 25

Para Lanata hay pitos y no pitos y para Aguer está más a la orden del día demonizar la "fornicación" consentida entre dos adultos que denunciar los abusos sexuales infantiles perpetrados por los curas


http://www.eldia.com/opinion/la-fornicacion-159535


Es comodidad elaborativa decir que el cupo no es necesario. Obviamente no debería serlo. 
Ciertamente no es lo que yo deseo. Pero es lo mismo que pasa con las leyes pertinentes al aborto, a la sexualidad, a las drogas, no se trata de una elección personal alojada en el seno de lo privado: se trata de la urgencia y de la necesidad de políticas nacionales y públicas (y laicas, por el amor de dios).
¿La estructura cromosómica puede dictaminar capacidades? Por supuesto que no. Lo que yo me pregunto es de dónde piensa George que salen las desigualdades laborales, las desigualdades de remuneración y la violencia. Lamentablemente ya se decidió hace mucho que los cromosomas dictaminan cosas. Lo que a él le molesta es que se esté descentralizando la respuesta. Y lo de identificar a la vagina o a cualquier otro tipo de genitalia que no sea el pene como el "no pito", bueno, chicos, no le da. Pero en serio, no le da.

Lo de Aguer es un placer. Mientras leía pensaba cómo puede ser que estos curitas  reciban dinero -un montón de dinero, mucho, realmente mucho- que sale de nuestros impuestos. No sólo sostenemos al deleznable gobierno de turno, sino que también le bancamos la parada a una institución intolerante, homofóbica, misógina, cinica y delincuente (Hablo de la Iglesia Católica, no de Cambiemos)
¿En serio en 2016 seguimos debatiendo sobre sexualidad sí sexualidad no? Cojan y dejen coger. Pero no a los nenes, Aguer. Enfocá. Recordá que Dios está mirando.

martes, agosto 16

¿Sabés qué?

Tal vez salga
por primera vez en meses
vestida liviana,
sin medias largas,
me ponga un saco de hilo y piense,
asombrada
como cuando tengo revelaciones boludas,
que quizás sea ése el clima de mi corazón.

Quizás me perfume
para el crimen
mientras le doy sentido
a las temperaturas,
y descubra,
con la intranquilidad del niño que sabe la respuesta,
que quizás mi verano de primavera sea
invierno de otoño para alguien.

Pedestal a lo que importa:
ver el día en el que el corazón
arrastrando los pies,
dolido,
con resaca,
y así y todo,
empuje los postigos,
no se caiga de milagro,
y salude al sol;
porque siempre se termina llegando
hasta que ya no se llega.




lunes, agosto 1

Me degenera pensar en eso

Terminé La uruguaya, de Mairal. La re putísima madre. Empieza bastante pa´triqui. Capítulo costumbrista de argentinito que le habla a la mujer y se pregunta: ¿Qué hicimos mal?. Me desajustó, ¿Mairal escribió este capítulo en serio, así eligió empezar su novela? Seguí leyendo, todo bien. Las hojas se me empezaron a encarnar duro. A mitad de camino me detuve. Ya ni me importaba cómo iba a terminar. Iba a seguir leyendo hasta llegar a la información de tirada, pero yo ya estaba en otra. Los grandes hacen estas cosas. No sé si Mairal es un grande. Evidentemente sí. Los grandes hacen algo meh y de repente te dejan de orto. El meh es la tesitura en donde encausan la grandeza. Es irremediable. Peor; insalvable. Leí muchísimo, muchísimo, en las últimas semanas. En determinado momento de Timote, de Feinmann, el narrador dice que uno puede leer 500, 1000 libros corridos y al palo pero que si no comprende el hilo que une todo lo que uno leyó, no leyó un carajo. Un porcentaje inmenso de lo que leo se desliza por una cinta transportadora directo al universo de un basural. Leo poco para lo mucho que leo.
A veces pienso la medida de lo que vivimos para lo que vivimos. Quiero ser clara, duplico enunciado: me degenera pensar en eso. La uruguaya, bien.

viernes, julio 29

La reja, Matías Alinovi - La posición celestial - Brujos

Días tremebundos. Posteo desde el trabajo porque viernes y al carajo todo. Me pasé todo el día escuchando Los Brujos. Colgué viendo una entrevista a Ricky Rua. Me dio cosita. Prefiero escuchar su música.

Ayer terminé la novela La Reja de Matías Alinovi. No me gustó. Tiene algunos pasajes que me fascinaron pero la novela me pareció una digresión ilógica. Todo el tiempo hasta terminarla frené para comprobar qué estaba pasando porque me había perdido. No me vengan a decir que porque trata de brecha social es una técnica que muestra el efecto más allá del contenido. Por miedo a ser ignorantes se han dicho ya muchas barbaridades. Publicada por Alfaguara. ¿Se les ocurren libros que son una garcha aunque a la comunidad le de prurito decirlo? Tipo Ulises de Joyce.

Para practicar el portugués miro siempre algún videíto de Porta dos Fundos, unos comediantes brasileros que me recomendaron unos alumnos. Son muy buenos! Acá pongo un video que vi ayer (Se le pueden poner subtítulos! Abajo a la derecha, pebetes)




Por último, acabo de escuchar "Zitarrosa" de Bajofondo. Moy bié.


jueves, julio 14

Amigos son los amigos

La clave con este flaco es que no vea tu veta hierve conejos a lo Glenn Close de Atraccion Fatal todavía