domingo, noviembre 15

Ya es hoy

Decir que este año me cogió
cuando todos los años me cogen
entraña un efecto residual
de tristeza que no acepto.

Sería casi como decir
que en este tiempo
que pasó envejecí.

Salvo el viento,
ya nada de la naturaleza
me produce odio.
No obstante tengo
todas las plantas
de la ventana muertas.

Una amiga vino ayer a visitarme
y viendo la ventana
me preguntó si estaba bien.
Me ayudó a sacar las macetas
y pensamos juntas qué podría poner
mientras nos pintábamos las uñas.

Hablamos de bombas, de gatos,
de objetos kitch y de lugares a los cuales
no nos interesaría viajar.

Después fuimos a tomar mate
a las gradas de la pista de skate.
Es esclarecedor ver gente caer,
hacerse mierda y levantarse con alegría.
Me hace pensar que mientras el motivo sea válido
caerse no es un gran problema.

Hoy desde que me levanté
reflexioné como
un estudiante de humanidades
en un examen
pero mi corazón
es un jardín
y así
es como van a ser las cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

'Casa-quinta' es una palabra compuesta por una casa y un jardín.